Palacio Real de la Almudaina

Almudaina Palma
Vista del torreón desde el patio de la Almudaina

Si la Catedral es sin duda el símbolo de Palma, ¡el Palacio Real de la Almudaina es el complemento perfecto del skyline de la ciudad!

En el imaginario colectivo de los que vivimos aquí, en Palma, no hay una sin el otro. Es como si los dos edificios se complementaran, creando un matrimonio arquitectónico perfecto y una armonía difícil de encontrar en otro lugar.

¿El resultado? Un mirador panorámico formado por los dos monumentos históricos más importantes de la isla que en su día perfilaron la antigua ciudadela, desde el que admirar la bahía de Palma y la parte baja de la ciudad.

En este artículo, descubrirás la increíble historia de este edificio, así como los horarios de visita, cómo comprar entradas y todas las curiosidades más increíbles sobre este monumento. Un ejemplo práctico: ¡el angelot!

¿Sabes lo que es? ¿No? Pues, ponte cómodo y ¡vamos a descubrir la Almudaina!

Índice artículo

La Almudaina: la historia interminable

Aunque, mirándolos desde lejos, la Catedral y la Almudaina parecen monumentos de la misma época, en realidad, lo que hoy es la residencia oficial de los reyes cuando vienen de visita institucional a Mallorca, es un palacio que tiene orígenes mucho más antiguos.

¿Te lo habrías imaginado alguna vez? La siguiente pregunta es, por tanto, inevitable: cuándo se construyó la Almudaina y, sobre todo, quién fue el arquitecto?

Para saberlo, tenemos que remontarnos a una época anterior a la llegada de los cristianos a la isla; una época en la que la ciudad de Palma era conocida como Madina Mayurqa y estaba dividida en dos zonas: la Almudaina y la Medina.

Sí, ya te habrás dado cuenta: ¡estamos en la época de los árabes!

En el barrio de la Almudaina, palabra que significa fortificación en árabe, se encontraban el Alcazar y las residencias de los oficiales militares. El pueblo, en cambio, se concentraba en la Medina.

La división era tan clara que la Almudaina contaba con una muralla interior, hoy desaparecida. De este modo, durante las revueltas populares, los nobles habitantes de la Almudaina podían cerrar las puertas de sus murallas divisorias y autoaislarse, evitando así que el conflicto llegara al Alcazar.

Vale, pero ¿qué era tan importante defender en el Almudaina? La respuesta no es «qué» sino «quién».

Cosa fare a Maiorca quando piove
Vista del Palacio de la Almudaina, con su antiguo puerto privado

El palacio del walí

El Alcazar, conocido hoy como Palacio de la Almudaina, fue durante siglos la residencia oficial de los gobernadores árabes, llamados walì. Un palacio que debía proteger a la persona más importante de la isla y que, por ello, estaba situado en el centro de un recinto fortificado, una especie de ciudad dentro de la ciudad.

Pero, ¿tenía el mismo aspecto que hoy? Parece que no. Sabemos que entre los años 1000 y 1100, el edificio se alzaba en la esquina suroeste de la ciudadela de la Almudaina; y de esa época se han encontrado algunos restos de los baños, la base de las antiguas torres y canales de agua.

Pero la forma más o menos actual del palacio de la Almudaina surgió después del 2 de febrero de 1115 «gracias» a los italianos. Sí, porque una violenta represalia contra la piratería sarracena organizada por la República Marítima de Pisa, destruyó casi toda Madina Mayurqa.

Tras desembarcar en la ciudad, las tropas italianas lograron penetrar en la ciudadela; el asalto fue tan violento que el palacio del walí quedó prácticamente destruido.

Sólo cuando los pisanos se retiraron de la isla, la Almudaina fue reconstruida en forma de residencia fortificada, con un cuerpo cuadrado, llamado qasr, protegido por cuatro torres en las esquinas y una torre central, construida en 1117 utilizando la base de una torre romana anterior.

Tras esta renovación, el edificio encontró la paz durante décadas. Hasta que un día…

La conquista cristiana

El 31 de diciembre de 1229 Jaime I el Conquistador, rey de Aragón y Cataluña, irrumpió en la ciudad, colocó su bandera en la Plaza España y expulsó definitivamente a los árabes de Mallorca. Este fue el final de 500 años de presencia árabe en Baleares.

Y qué mejor edificio en Palma para elegir como residencia real que el Palacio de la Almudaina. Dicho y hecho: muerte al walí árabe, dentro la corte de los reyes cristianos, nuevos gobernantes de Mallorca.

Fue, sin embargo, el rey Jaime II, hijo del rey conquistador, quien renovó el palacio en 1300 y lo amplió, dándole un aspecto muy cercano al que vemos hoy. Al edificio islámico se le añadieron hermosas logias góticas orientadas hacia el mar, así como un gran salón con enormes chimeneas y grandes ventanales que abrían la vista hacia la bahía de Palma.

Jaime II también erigió una capilla privada dedicada a Santa Ana, dividiendo en dos el gran patio islámico original. Se trata de una verdadera joya gótica: construida en 1310, la Capilla Real tiene un espléndido portal de mármol rosa y blanco y alberga las reliquias de Santa Práxedes, objeto de gran devoción entre los mallorquines.

Permaneciendo en manos de la casa real de Mallorca durante los reinados de Jaime II, Sancho y Jaime III, en 1343 el palacio pasó a la corona aragonesa a raíz de la anexión llevada a cabo por el rey Pedro IV.

Desde entonces, la historia de la Almudaina está salpicada de cuestionables alteraciones y añadidos que le hicieron perder su antiguo esplendor medieval.

En la década de 1970 se llevó a cabo una importante restauración que nos permite contemplar hoy, con bastante fidelidad, el aspecto original del palacio tal y como era en la época de los reyes mallorquines.

El Ángel de la Almudaina

Más allá del interior visitable, de la capilla de Santa Ana y de su historia, el Palacio Real de la Almudaina también es conocido principalmente por la presencia de una escultura situada en lo alto de la torre del homenaje, la torre central del palacio.

Lo que los palmesanos conocen como el ángel de la Almudaina, cariñosamente llamado el angelot, tiene una historia propia independiente del palacio, completada con un pequeño misterio en torno a su identidad.

Muy a menudo pasa desapercibido, dada su ubicación y el hecho de que seguramente el palacio en su conjunto atrae mucho más el interés de los turistas…Sin embargo, como todo aquí en Mallorca, para los que vivimos aquí tiene un valor especial.

Su historia

almudaina maiorca
Ahí está, nuestro angelot

La escultura fue realizada en 1310 por orden del rey Jaime II, quien la encargó personalmente al artista catalán Antoni Campredon. Y en realidad, ya es raro que un rey se desplazara en persona para encargar una simple escultura; los reyes no se preocupaban de estas cosas, sino que encomendaban estas tareas a los artesanos que trabajaban en los distintos proyectos.

Nada más desembarcar en Palma, Campredón viajó a Sineu, donde el rey Jaime II tenía una de sus residencias en la isla, para hablar directamente con el monarca y definir el tipo de obra a realizar.

Recibido el encargo, tras el encuentro el escultor se puso inmediatamente a trabajar en un taller de la ciudad de Palma donde, poco a poco, fue tomando forma el angelot, término acuñado por el propio rey en el momento de su primer encuentro con Campredón.

Terminada la obra en 50 días, las crónicas de la época cuentan que Campredon la cargó a lomos de una mula, regresó a Sineu y se la mostró al rey. Jaime II aprobó la obra y ordenó montarla en lo alto de la torre principal de la Almudaina, donde permaneció unos 500 años para vigilar la ciudad.

En 1851, sin embargo, alguien tuvo la brillante idea de bajar el torreón, de modo que el angelot quedó oculto bajo un tejado que cubría todo el palacio; con el paso del tiempo, incluso quienes conocían su existencia, ya no podían indicar con precisión dónde estaba bajo el tejado.

Solo en 1977, cuando se levantó el torreón, tras casi un siglo de desaparición el angelot reapareció por arte de magia para que todos lo vieran.

Pero, ¿quién era?

Pero, ¿a quién en concreto representa esta antigua estatua? Pues bien, puede parecerte absurdo, pero más de 700 años después de su realización, aún no sabemos con certeza a quién representa el angelot.

Según algunos historiadores representaría al arcángel Gabriel, pero según muchos otros representaría al arcángel Miguel, antiguo patrón de todo el reino de Mallorca y de la ciudad de Palma, antes de que San Sebastián le sustituyera en 1500. Pero esa es otra historia…

Lo cierto es que el ángel de la Almudaina siempre ha sostenido una cruz en la mano izquierda y lleva un escudo en el pecho con la inscripción (obviamente ilegible desde lejos) «et Verbum caro factum est», es decir, «y el Verbo se hará carne».

Más allá de su significado cristiano y de qué arcángel representa, lo más interesante es que en realidad el angelot ¡es una veleta! Indica, de hecho, la dirección del viento con el brazo extendido y el dedo índice de la mano derecha.

Esto se debe a que la escultura está sostenida por un eje metálico giratorio que le permite moverse siguiendo la dirección del viento. Increíble, ¿verdad?

Piensa que esta inesperada función suya está tan grabada en la mente de los mallorquines que por aquí, al dirigirse a una persona que cambia fácilmente de opinión, le dicen: «¡Eres un ángel del palacio!».

¿Tú también conoces a alguno de estos tipos? Pues, ahora ya sabes cómo llamarle sin peligro de que se dé cuenta de que te estás burlando de él…

Visitar la Almudaina de Palma de Mallorca

Si estás en Palma y quieres saber más sobre la historia de esta isla, tienes que visitar la Almudaina.

La combinación Catedral – Almudaina es sin duda la mejor manera de conocer a fondo esta ciudad. El interior del palacio es realmente interesante desde el punto de vista histórico, además de regalarte una magnífica vista de la bahía y la ciudad baja a través de un paseo por sus logias exteriores.

Ah, y no olvides que la Almudaina sigue siendo el lugar donde los reyes celebran sus reuniones oficiales cuando se encuentra en Mallorca. Al visitarla, ¡podrás sentirte como el rey!

Horario de la Almudaina en Palma de Mallorca

El horario de apertura del Palacio Real de la Almudaina de Palma para visitas turísticas es:

  • de martes a domingo, de 10:00 a 18:00 horas
  • lunes cerrado
  • último acceso a las 17:00 horas

Al ser una residencia real, la Almudaina puede variar su horario de apertura para eventos especiales o cerrar sin previo aviso en caso de visitas y/o actos oficiales del rey.

Entradas para la Almudaina en Palma de Mallorca

Para evitar largas colas en taquilla en verano, es esencial comprar la entrada salta cola de antemano, dándole a la imagen de abajo. Quizás con una audioguía para comprender aún mejor la historia de este espléndido edificio.

Los precios de entrada al Palacio Real de la Almudaina de Palma de Mallorca son:

  • 9,50€ adultos (con audioguía)
  • 7€ jóvenes (5 – 16 años)
  • gratis niños (0 – 4 años)

Todos los miércoles y domingos entre las 15:00 y las 18:00 horas (última entrada a las 17:00 horas), la entrada es gratuita para todos.

Entrada salta cola para la Almudaina

Visita la Residencia Oficial de SS.MM Los Reyes durante sus estancias en Mallorca.
desde 7€

Aparcamiento de la Almudaina en Palma de Mallorca

Quieres aparcar tu coche gratis para visitar la Almudaina y el centro de Palma? Bueno, eso es imposible!

Al menos en las inmediaciones. Alternativamente, el centro de Palma está repleto de aparcamientos subterráneos de pago que, si quieres visitar cómodamente el centro histórico, son realmente más baratos que la media de las grandes ciudades europeas.

Uno de estos aparcamientos se encuentra justo debajo de la Almudaina. El precio es de unos 2€ la hora, con la posibilidad de permanecer 12 horas o más por 24,05€.

¿Te ha gustado el artículo?Si te ha parecido útil, utiliza los botones de arriba para compartirlo!.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Busca...
Buscar
Possiamo aiutarti?
Chatta con noi
Indicaci il tuo nome e in cosa possiamo aiutarti.

GUIDA A TUTTE LE SPIAGGE DI MAIORCA

In regalo per te la guida più completa del web.

+80 spiagge di Maiorca, comprese le più segrete, esplorate e selezionate per te dal team di Vivere Maiorca.